viernes, 19 de diciembre de 2008

Gracias a la Vida (Navidad)



Nunca antes me había dado cuenta de que escribir tenía un proceso, quizás porque nunca antes me había propuesto hacerlo de manera regular. Escribía cuando podía o cuando quería, y siempre empezaba sin importar si terminaría o no, total las ideas siempre se quedaban dentro de mí.
En estas ultimas semanas me he dado cuenta de que no es fácil (y mi admiración por todos los escritores y bloggers sigue creciendo!)... en mi caso es difícil de explicar, es difícil organizar mis ideas, todas acuden a mi mente al mismo tiempo, todas quieren tener vida propia, y aunque yo les diga: Silencio! Déjenme pensar, esperen su turno, sigue siendo difícil… supongo que tiene que ver con la forma en como me siento, y en estos días me siento nostálgica… Será porque estoy muy embarazada? Será por que se acerca la Navidad? (…Será por eso de: “Tú que estás lejos de tus amigos, de tu tierra y de tu hogar, y tienes pena, pena en el alma, porque no dejas de pensar. Tú que esta noche no puedes dejar de recordar, quiero que sepas, que aquí en mi mesa, para ti tengo un lugar. Por eso y muchas cosas más, ven a mi casa esta Navidad”).
Sea por la razón que sea, Diciembre tiene ese efecto, me pone nostálgica; supongo que a la vez Diciembre despierta en cada uno de nosotros lo mejor del ser humano, la solidaridad, la paz, el amor hacia nuestros seres querido. Diciembre y la Navidad son una buena razón para pararse un poquito y pensar; Si, ya sabemos que eso deberíamos hacerlo todos los días del año, pero caray no lo hacemos, así que diciembre nos da una buena excusa.

Al termino de la celebración de Sinterklaas decidí ponerme en espíritu navideño (digo “decidí” porque cuando el espíritu no llega solo hay que darle una ayudadita jaja), busque mi CD de villancicos: Los Toribianitos o Los Niños cantores de Huaraz nunca me fallan, saque el arbolito de Navidad, busque entre las cajas guardadas por mas de un año el papel “cerro” que me envió mi mama para hacer un nacimiento como Dios manda y empecé con la tradición de armarlo todo.
Este año quise incluir con entusiasmo a mi hijo de 3 años y a mi esposo en la tarea, aunque no tuvo el resultado esperado (es decir los gritos de jubilo, el cantar o tararear canciones navideñas, y cosas así que seguro vi en alguna película navideña y que pensé que podía repetir en casa)bueno al menos tuve algo de ayuda :) y al final de la noche todos quedamos contentos observando las luces, el arbolito y el nacimiento.

Que siento al armar el nacimiento y el árbol de Navidad? En realidad no siento que hago algo religioso; pero si siento felicidad, una fuerza positiva, recuerdos gratos vienen a mi mente, algo familiar. Para mí el significado del árbol de Navidad y del nacimiento es compartir, amar, detenerte a reflexionar, y sobretodo agradecer.

Honestamente no puedo recordar ninguna Navidad antes de los 10 años: ningún regalo, ninguna celebración especial, ninguna memoria navideña.
Las primeras navidades grabadas en mi memoria son aquellas donde ya estaban mis 2 hermanos, yo soy 9 y 11 años mayor que ellos respectivamente, y desde más o menos esa fecha puedo revivir algunas imágenes:
Los villancicos, el panetón escondido sobre el repostero (junto a la bolsa de galletas animalitos de San Jorge), el “árbol” de Navidad que hizo mi mama (no se si ella aun lo recuerda, pero era….como decirlo hmmm: peculiar! Era un palo de escoba pintado de verde, al cual mi mama le había cruzado varios alambres y forrado a la vez con papel crepe de color verde…repito: “peculiar” pero bueno árbol navideño al fin al cabo), los grandes nacimientos que armábamos en la sala (con una total falta de orientación del tamaño porque el perro era mas grande que el elefante y donde solíamos poner cuanto animalito o adorno existiera en casa desde elefantes y jirafas, me pregunto si también estaban en Belén :) hasta ranas y búhos).

El panetón, el chocolate y las películas de Jesús y Navideñas eran Ley por supuesto, como supongo que lo son en la casa de la mayoría de peruanos. Aun recuerdo el primer panetón que pude comprar con mi propio dinero, cuando ya tenia unos 16 años, caminaba yo muy feliz, no recuerdo porque, por la Plaza San Martín de Lima, era un panetón Donofrio, de cajita, y eso me hacia feliz porque recuerdo que normalmente mi mama los compraba de bolsa (Sayon). Recuerdo ir caminando con una sonrisa de oreja a oreja, hasta que un pirañita de la Plaza San Martín paso corriendo a mi lado y se llevo el panetón mas rápido que volando, dejándome solo con la tirita de la caja. Bueno, al menos el panetón que compre tuvo un final feliz, término dándole alegría a alguien que quizás lo necesitaba más que yo.

Mi primera Navidad en Holanda fue “interesante”. Primero porque era la primera Navidad que era realmente “blanca” Navidad :), es decir era la primera vez para mí donde en vez de estar a 25 grados, estábamos a menos cero y con nieve (Nada que ver con la Navidad en Lima o en Puerto Maldonado). Segundo por que como lo dije antes, mi esposo no tiene creencias ni tradiciones navideñas, sobretodo no el 24 de diciembre que aquí en Holanda es un día normal como cualquier otro (excepto para los católicos holandeses, que también los hay:)) así que el no entendía porque había que celebrar el 24 y no el 25, y sobretodo porque diablos había que esperar hasta las 12 de la noche, para comer y abrir regalos.
Hicimos un trato: comimos a las 9 de la noche (cuando normalmente comemos entre las 6 y 7 como casi toda familia holandesa) y esperamos a las 12 de la noche para intercambiar regalos. Aun no teníamos amigos peruanos con quien reunirnos, así que la pasamos solos, le conté un par de historias, le conté sobre la navidad y le conté que a mi mama le gusta hacer una oración a las 12 y poner al niño en el nacimiento. Luego nos fuimos a dormir temprano.
Extrañe el Perú: no era como la noche familiar allá, mis hermanos y yo arreglándolo todo, preparando la cena navideña, bullicio, villancicos a todo volumen, el chocolate caliente listo, el panetón en tajadas al centro de la mesa, luego ir a buscar a mi madre que siempre se quedaba un poco mas trabajando (porque ese día se vendía mejor que otros), la ropa nueva, los cuetes, los abrazos, es decir, el ambiente de fiesta que se sentía en Navidad, me faltaba eso, en realidad aun me sigue faltando. Claro que con el correr de los años he conocido mas gente peruana, y nos hemos reunido un par de veces para celebrar la navidad juntos, y claro que ahora ya se donde comprar panetón en Holanda (Xenos) y hago lo mejor para preparar una cena de Navidad, y empezar a celebrar mi propia tradición navideña, ya no a la peruana, sino a lo peruano-holandesa :)

Que esta Navidad les traiga mucha felicidad, a ustedes y a sus seres queridos, Crean o no crean, sea cual sea su tradición o su forma de celebrarla, al final estos son días para compartir, para dar, para amar y para agradecer por todo lo que la vida nos da.

No termino, sin copiarles la letra de esta famosa canción (y que aquí va como mi regalo de Navidad para mi madre, papa, mis hermanos y hermanas, y para mi esposo e hijo, los AMO).

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dió dos luceros que cuando los abro,
perfecto distingo lo negro del blanco,
y en el alto cielo su fondo estrellado,
y en las multitudes el hombre que yo amo.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado el oído que en todo su ancho
graba noche y día grillos y canarios,
martillos, turbinas, ladridos, chubascos,
y la voz tan tierna de mi bien amado.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la marcha de mis pies cansados.
Con ellos anduve ciudades y charcos,
playas y desiertos, montañas y llanos,
y la casa tuya, tu calle y tu patio.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me dió el corazón que agita su marco,
cuando miro el fruto del cerebro humano,
cuando miro al bueno tan lejos del malo,
cuando miro el fondo de tus ojos claros.

Gracias a la vida que me ha dado tanto.
Me ha dado la risa, me ha dado el llanto.
Así yo distingo dicha de quebranto,
los dos materiales que forman mi canto,
y el canto de ustedes que es el mismo canto,
que el canto de todos que es mi propio canto.

Gracias a la vida, gracias a la vida,
Gracias a la vida, gracias a la vida.

http://www.youtube.com/watch?v=WyOJ-A5iv5I
http://www.tenderfeelings.be/music.php/gracias_a_la_vida_1 (Letra en holandes)

4 comentarios:

Hector dijo...

Feliz navidad para ti y tu familia Caminante!
Lo de tu mama leyendo una oracion a la medianoche del 24 me hizo recordar a la mia que aun hace exactamente lo mismo.
Buen dato ese el del paneton en Xenos.
Todo lo mejor y seguiremos leyendo tu interesante blog en el 2009.

CAMINANTE dijo...

Hola Hector!
Gracias! Felices fiestas tambien para ustedes :)
Acerca dle paneton en Xenos, hay dos tipos de "cajas" una azul y una roja.. la roja es alguito mas barata pero no es muy buena, es mas "seca". La azul esta a 4 euros y es mejor :)..aunque claro tambien puedes comprar las dos :)

Saludos!

Ojoavizor dijo...

Caminante, que agradable sorpresa fue encontrar tu positivo blog, a través de la lectura de tu comentario al blog de Gianmarco Zignago.

Comparto tus experiencias y anécdotas, ya que se desprenden de ella una gran sensibilidad, espirituaidad e inteligencia.

¡Feliz Navidad! para tí, y toda tu familia en Holanda,y cuéntame a partir de ahora como un fiel seguidor de tu blog. Sigue contándonos tus interesantes experiencias.

Ojoavizor

CAMINANTE dijo...

Gracias Ojo Avisor! Gracias por comentar y por estar ahi :) Felices fiestas para ustedes tambien!
Un abrazo a la distancia