lunes, 26 de enero de 2009

DOS MILAGROS

“pedí TODO para disfrutar de la VIDA, pero recibí VIDA para disfrutar de TODO”

Escribir para mí es mucho más que una manera de dar mis opiniones: es una manera de exteriorizar mis sentimientos, de revivir recuerdos y en algunos casos de espantar penas o exorcizar fantasmas del pasado. Hoy, a casi dos semanas de recibir un nuevo regalo de la vida, he querido compartir esta historia, un camino largo que empezó hace varios años, un cuento con final feliz.
A veces los seres humanos buscamos y pedimos “milagros’, pero buscamos muy lejos y no nos damos cuenta de que ellos ocurren diariamente en nuestras vidas, que suceden aunque no los notemos: una mirada, un favor, un abrazo, una sonrisa, ver a un niño dar sus primeros pasos.
Este es un diario de dos milagros, uno que nació en octubre del 2005 y otro que esta por suceder.

Algún mes del 2001
Salía del hospital, acababa de tener una cita con mi ginecólogo que después de algunos exámenes me había dicho que debido a una complicación en el útero no podría tener hijos, que lo más probable era que en el proceso de curarlo seria necesaria retirarlo.
Lo que me dijo me dejo en shock, no es que quisiera tener hijos en ese momento, nada que ver, pero estaba casi segura de que llegaría el momento en que los querría… no era eso lo que la mayoría de mujeres consideraban un hecho que tarde o temprano se daría? No era eso lo que casi toda mujer anhela: formar una familia, tener hijos?
No es que yo fuera una chica tradicional...tenia ya muchas ideas que no encajaban en lo que se describía como “tradicional”, independencia y carrera eran mas importantes para mi en ese momento que formar una familia, los hijos no estaban en mis planes inmediatos, pero sabia que eventualmente eso que llaman “instinto maternal” despertaría, pensaba que quizás en algunos años también querría esa imagen de la mesa familiar llena, riendo, compartiendo, comiendo juntos…
Y ahora...que sucedería? Seria menos mujer porque no podía tener hijos? Que diría mi madre? Soy su única hija mujer! Estoy segura de que ella querría nietos… y que diría mi pareja? No era eso lo que la mayoría de los hombres tarde o temprano (quizás mas tarde que temprano) querían? Un hijo, alguien que lleve el apellido?
No sabia que pensar, salí triste del hospital y sin querer un par de lágrimas rodaron por mis mejillas... hasta ese preciso momento nunca me había dado cuenta de que tanto me importaba ese tema: tener hijos algún día.

Camine un par de cuadras, busque un teléfono público y antes de llamar a mi mama, llame a mi pareja (al que ahora es mi esposo). Llevábamos juntos casi un año... juntos es un decir, porque yo vivía en Perú y el vivía en Holanda, y nos veíamos cada 3 meses mas o menos. Marque larga distancia internacional, escuche su voz y nuevamente un par de lagrimas salieron de mis ojos..
-que pasa amor? Porque lloras?
-lo siento amorcito, acabo de salir del doctor.
-que dijo?
-dice que nunca podré tener hijos. Lo siento, quizás debes pensarlo bien antes de seguir conmigo, yo no podré darte una familia, nunca hemos hablado de esto, pero ahora que lo se…no se... Quizás te suena fuerte... lo siento… (Me escuchaba a mi misma y no podía creerlo! Era yo? Hablando así? )

El me escucho en silencio, se quedo callado por medio minuto y me contesto:
-Escúchame, escúchame bien, yo te quiero a ti, te amo a ti, no porque quiero que seas una maquina de producir hijos! …
-¿pero..?
Y eso fue, eso fue todo, no se volvió a hablar del asunto hasta la próxima vez que nos vimos, al final yo misma me dije: que tal drama! Tampoco es para tanto... si no se puede, no se puede pues.. Que vas a hacer? Adoptaremos...hay tantos niños que necesitan hogar!..

Noviembre del 2002
Ya llevaba viviendo en Holanda casi 1 año, acabábamos de casarnos, todo iba viento en popa… uno de esos días tocamos el tema: hijos? Seria bonito no? Pero ...no puedo, no podemos.. aunque podríamos ver a un especialista aquí.. Quizás aquí (en Holanda) sea diferente!... no se pierde nada intentándolo.
Fuimos juntos a un hospital holandés, después de algunos exámenes la respuesta fue esperanzadora: era difícil, había que empezar un camino largo que duraría un par de años, pero no era imposible, solo había que desearlo con todo el corazón, seguir el tratamiento y tener una operación.
Mire a mi esposo... claro! Por supuesto que lo deseaba con todo el corazón!
Cuando llegue a Holanda ya sabia que era lo que quería: quería ser feliz, poner mi familia, la familia que iba a formar con mi pareja, por encima de todo... deje mi país, deje mi propia familia, deje mi trabajo, y solo me propuse ser feliz con la persona que amo, mi compañero en esta vida...había escogido empezar una vida juntos y que mejor que empezar algo nuestro, tener un hijo, un pedacito de los dos... si! Seguiría el tratamiento, no importaba cuanto tomara...
Que tradicional me había vuelto!...

Ya con un año viviendo en Holanda, también me daba cuenta de que la cultura era diferente aquí, por supuesto una mujer es una mujer en todas partes del mundo, es decir, la gran mayoría de nosotras queremos tener hijos, pero aquí en Holanda, habían muchas parejas que optaban por no tenerlos, por conservar la independencia u optaban por tenerlos después de los 32, 35 cuando ya tuvieran una carrera y hubieran logrado sus objetivos… pensaba en Perú, donde estas cosas también van cambiando, pero donde aun una mujer de mas de 30 años sin hijos esta un poco en “apuros” como dicen las otras mujeres de la familia… “se te va el tren” :) ... aquí no se siente esa presión.
Aquí el punto de vista holandés es primero la pareja (tampoco quiero ser extremista y decir que el amor hacia los hijos es menos, es simplemente igual) y también lo entiendo, los hijos algún día se irán y empezaran su propia vida; tu pareja, si la elegiste correctamente, te acompañara hasta el final.

Algún mes del 2003
Empecé el tratamiento, pastillas y mas pastillas, ahhhh me volvían loca, mas de lo que ya lo era, mis hormonas conspiraban contra mi y despertaban reacciones inesperadas, a veces incontroladas… momentos de furia, momentos de tristeza y llanto, momentos de desesperación y soledad… me aferre a mi esposo, me aferre a mis nuevos amigos en un país tan lejano del mío, me aferre a mi nueva carrera, que era diametralmente opuesta a lo que yo hubiera querido hacer, pero no podía quejarme, yo había escogido ese camino, no habia vuelta atrás..Solo había que seguir mirando hacia delante.

Llego noviembre, mes de la operación, me pase una semana internada en el hospital con fuertes sedantes para el dolor, y un mes de descanso en casa porque no podía caminar, al menos las primeras dos semanas… extrañe Perú, extrañe a mi familia, pero no quería ponerlos tristes, así que decía solo la mitad de lo que pasaba o de lo que sentía… Mi esposo siempre a mi lado, los dos juntos salimos adelante y a las 3 semanas salio de nuevo el sol, ya no me dolía tanto, ya no parecía tan malo, ya todo se veía positivo de nuevo (el tiempo siempre te convence al final de que nada pudo haber sido tan malo como parecía).

Enero del 2004
La operación había sido un éxito, solo tendría que seguir un tratamiento post operatorio mas, esperar algunos meses de recuperación y todo estaría en regla. Más pastillas. En 6 meses podríamos intentar ser padres!

Enero del 2005
Hacían meses que lo intentábamos, la desesperanza nos ganaba, no pensábamos que fuera tan difícil! Hay tantos embarazos indeseados! Tantas chicas jóvenes que quedan embarazadas sin querer!... porque no era posible?
Nos fuimos de vacaciones en Febrero, empezaba a sentirme siempre cansada, siempre con sueño, que raro! Decidí hacerme la prueba de embarazo una vez mas, esta vez a solas, porque no quería desilusionar nuevamente a mi esposo, espere nerviosa un par de minutos… y si, ahí estaba, la línea azul que había buscado en mis sueños y que ahora veía hecha realidad… Salí corriendo en busca de mi esposo y lloramos juntos de emoción, entonces ambos comprendimos que algo maravilloso había ocurrido y aceptamos que nunca estuvo en nuestras manos, que son cosas que suceden cuando tienen que suceder, en un tiempo quizás predestinado. Mi primer gran milagro.

Junio a Setiembre del 2005
Nuestro primer bebe aun no había nacido, pero ya lo amaba, como toda madre cuando esta esperando un bebe, con toda la ilusión de verlo, tenerlo ya entre mis brazos, besarlo, olerlo y quererlo, no, no quererlo, amarlo, con A mayúscula, como dicen que solo las madres pueden amar…

En una cita el doctor me pregunto sobre el test que se hace a las embarazadas de mas de 30 años, para saber sobre los riesgos de tener un bebe con síndrome de down.... mi esposo y yo nos miramos, lo hablamos y decidimos que ese test no era necesario, ya estaba mi bebe creciendo dentro de mi, ya lo amábamos y sea como fuera siempre lo haríamos, nada iba a cambiar ese hecho.

La prima de mi esposo, también de nuestra edad, que no podía tener hijos, empezó casi al mismo tiempo los tramites de adopción, también para ella era un largo camino, y muy costoso, ellos adoptarían un bebe de China, que es el país que mas facilidades ofrece para adoptar, conversando con ella me di cuenta de que no podía quejarme, mis dolores y problemas eran físicos, los dolores de ella eran del corazón, y dolían tanto como los míos.

Mis malestares por el embarazo fueron de mal en peor, sobretodo las nauseas... todos me decían que desaparecerían al termino del tercer mes.... pues no, no desaparecieron, empeoraron y se quedaron conmigo hasta el quinto mes. Dormir se había convertido en una tortura, al trabajo iba con las justas, “jalando” la panza y contando los días para salir de licencia.... porque sentía que ya no podía mas.... no quería quejarme, pero toda esa primera experiencia de embarazada había resultado ser mucha mas difícil, dolorosa e incomoda de lo que pensé!

Le escribí una nota al bebe creciendo no solo en mi cuerpo sino dentro de mi corazón:
“Quiero verte, ya se que vendrás pronto…el doctor dijo que quizás un poco antes de la semana 40 y quizás por cesárea... Te digo la verdad no tengo miedo.... solo quiero que tu estés bien, sano, el modo en que vengas no me asusta... te hemos esperado tanto... que un par de semanas mas....ya no es nada.... pequeño bebe algún día cuando leas esto ya sabrás cuanto te amabamos, y veras que ese amor por ti ya existía, aun antes de que te hubieras formado y de que tus ojitos se hubieran abierto por primera vez en tu vida”

20 de Octubre del 2005
Mi pequeño Diego nació por cesárea un 20 de octubre a las 10:30 de la noche. Ingrese al hospital el 12 de octubre por una complicación de ultimo momento, tuve que quedarme ahí hasta el momento de dar a luz. Los doctores intentaron que naciera desde el 18 de octubre, induciendo el parto, pero no, mi pequeño era terco igual que la madre :) , lo intentaron de nuevo el 19, pero no pudieron “sacarlo” hasta el 20. Después de más de 10 horas sin resultados positivos, optaron por la cesárea.

Esta parte fue muy larga, prefiero evitar detalles, baste decir que jamás sentí un dolor parecido, un dolor de muerte supongo, un dolor que borra toda idea de tu mente y que solo te hace pensar en que termine ya, que quizás no aguantaras, un dolor que solo una mujer que ha dado a luz podrá describir, aunque dicen que cada mujer siente diferente.
Pensé en mi madre y por primera vez admire su fortaleza con toda claridad y sin cuestionar sus errores.

Los primeros meses
Había leído mucho sobre el parto, y sobre después del parto. También había leído sobre la depresión post parto, pero pensé que nunca sentiría eso, por dos buenas razones: una porque soy de naturaleza alegre, sin tendencia a depresiones y otra porque habíamos deseado tanto este bebe que todo solo podía ser felicidad. Me equivoque.

Es difícil de explicar lo que se siente, es una mezcla de emociones intensas: alegría, cansancio, mucho cansancio, inexperiencia, culpa, miedo, impotencia, dolor.
Supongo que muchas mujeres no hablan de esto, porque nos embarga un sentimiento de culpa, el pensar en el que dirán los otros, o el pensar que no somos normales, que hay algo que falla en nosotras.

Los dos últimos meses de embarazo habían sido muy difíciles, incómodos, dolorosos, tenia mucho cansancio, los días del parto igual, y ahora, de pronto había un bebe, que amaba con todo mi corazón pero al que no me sentía lista para cuidar, que no dejaba de llorar cuando yo solo quería dormir, que me obligaba a atenderlo cuando yo aun sentía mucho dolor. Me veía al espejo y no me reconocía... era yo? Había cambiado tanto!

El bebe no dejaba de llorar, a todo pulmón, y cada dos horas… mi esposo volvió al trabajo a la semana y yo me sentí caer, sentí soledad, sentí un hoyo negro profundo a mis pies, y empecé a llorar, tanto como el bebe, llorábamos juntos, el bebe lloraba porque esa era su forma de comunicar, yo lloraba de desesperación, de dolor por la cesárea, de nervios, de tristeza, de impotencia, de culpa, de sentir que lo amaba pero que no estaba lista y extraños pensamientos cruzaban por mi mente: Como hacerlo callar? Me asustaba de mis propios pensamientos, pero no quería compartirlos por temor y verguenza. Una voz interna me repetía: calma, calma y entonces empecé a tranquilizarme, poco a poco el dolor disminuyo, la depresión desapareció sola como había venido y a las 3 semanas todo volvió a la “nueva” normalidad y me fui acostumbrando a la nueva vida de padres, a la nueva vida sin dormir bien y levantarse de madrugada, a la nueva vida con nuestro pedacito de cielo.

Aprendimos que cada día al lado de un niño es una maravilla, cada nuevo logro, cada pasito, cada victoria que se refleja en su pequeña carita de triunfo, es una de esas cosas especiales que se quedan grabadas no solo en la mente sino en el corazón.
No es fácil, hay días muy difíciles, pero al volver la cabeza hacia atrás y evaluar el día a día te das cuenta de que valió la pena, y de que con sus mas y sus menos es una ruta que volverías a recorrer.

Diciembre del 2007
A cualquiera que me preguntara 2 años atrás si quería tener mas hijos, le hubiera dicho NO de inmediato, un NO rotundo, sincero, volver a pasar lo mismo? No estaba entre mis opciones!
Pero en el fondo… muy en el fondo, sabia que lo intentaría de nuevo, no quería que mi hijo crezca solo, quería que tuviera un hermano o hermana, alguien con quien compartir penas y alegrías, quizás el mejor de los amigos/as.

Revisamos con el ginecólogo, existían los mismos riesgos y las mismas probabilidades de la primera vez. Quede embarazada, pero esta vez algo no salio bien y la vida nos dio nuestro primer golpe como pareja cuando en marzo del 2008 nuestro segundo sueño no se hizo realidad.
Sin embargo la vida te quita y te da y en mayo del 2008, “quedamos” nuevamente embarazados! Mi segundo gran milagro.

Enero del 2009
Tengo ya casi 9 meses de embarazo, tengo una cesárea programada para dentro de 2 semanas, mi segundo bebe esta ya por nacer.
Esta vez es una sensación extraña, diferente de la primera vez. Los dolores y malestares son los mismos o peores, pero el sentimiento es diferente.
Lo he pensado un par de veces, porque se siente diferente, por que no hay la emoción de la primera vez? Las expectativas? la preparación? Como podré explicarle esto a mi segundo hijo luego? Me entenderá? Pensara que lo quiero menos por sentirme así? ..
Espero que no, lo he hablado con una amiga y me ha confirmado lo que yo mas o menos presentía, no es que vaya a querer menos a mi segundo hijo, es que simplemente lo vives de otra manera porque ya tienes a un angelito al lado, porque te levantas y te acuestas viendo su carita, y porque tienes la tranquilidad que todo estará bien y que de pronto serán 2 y no uno.

Es humano tener estas dudas, sin embargo también debo confesar que cuando el bebe se mueve en mi vientre me voy sintiendo mas y mas conectada y una sonrisa se dibuja en mi rostro al ver los movimientos de mi barriga. Ya se que esta ahí, ya se que pronto estará fuera, ya se que lo que se viene es difícil los primeros meses, pero también se que la recompensa es incomparable, porque si ahora mi vida tiene un solcito como Diego, pronto tendrá un sol y quizás una luna que alumbraran mis días y noches y marcaran mi camino.

Las noches son eternas, me duele mucho la espalda y la barriga, se me hinchan los pies y las manos, la ropa ya no me entra, estoy inmensa, y con mucho dolor en los dedos, casi no puedo tocar nada de lo hinchadas que tengo las manos, son una tortura.... pero todo, todo se va de mi mente cuando lo siento moverse.... cada movimiento suyo pone una sonrisa en mis labios y conforta mi corazón..... ya falta tan poco.... ahora mismo mientras escribo y lo siento moverse...me siento tan feliz, que el dolor de manos no importa mas...

Mi esposo esta igual que yo, nervioso pero feliz. La otra noche me dijo, con cierta preocupación en su tono de voz:
-otra vez empezamos! Otra vez se viene el “primer año” :)
Y yo le dije:
-Cierto, otra vez. Pero mira, mira lo que tienes ahora (y vimos a Diego). Entonces… todo estará bien.


Epilogo

Tener un hijo representa muchas cosas, un gran cambio en tu vida; pasar de un periodo de independencia a un periodo donde parte de tu libertad se perdió y por mas que quieras que todo vuelva a ser lo mismo de antes, ya no podrá ser, tu vida cambio para siempre y tus prioridades y responsabilidades son otras.
Esto no quiere decir que cambio para mal, NO! … solo que cambio, y que tienes que adaptarte al cambio y esto es mas difícil para algunos y mas fácil para otros.
Algo muy importante en ese cambio es no perder la vida de pareja, evitar caer en la rutina de criar a los hijos y olvidarse de que ellos son producto del amor, del amor hacia tu pareja.

El ser padres es un continuo proceso de aprendizaje. Es una responsabilidad muy grande, y de por vida, se disfruta mucho, muchísimo, pero también se sufre y mucha gente no lo dice por temor a que luego puedan ser calificados de ‘‘malos” padres… que tontería, aunque bastante entendible, hay mucha gente que se llena la boca diciendo como debes criar a tus hijos, cuando no tienen ni idea o cuando sus hijos están tan grandes que ya ni recuerdan como era!
El hecho de que uno se queje de lo duro que es ser padres, o tener bebes en casa, no quiere decir que no queramos a nuestros hijos, definitivamente no es así, simplemente a veces necesitamos una palabra de aliento para seguir adelante.

Me pregunto que otras cosas nos depara la vida en esta aventura de ser padres? Me pregunto si será aun mas difícil cuando crezcan, pero supongo que cada etapa tendrá sus cosas buenas y malas...y que por ahora debo disfrutar del presente, de lo que la vida me da.
“El pasado ya fue. El futuro no se conoce.
El presente es un regalo, por eso se llama “presente”
… y hay que aprender a valorarlo, quererlo y vivirlo”

Que si extrañamos algo del pasado? De nuestra vida sin hijos?..Si! DORMIR MAS! jaja :)

17 comentarios:

Oscar-nl dijo...

Ooooh, que linda historia, me has hecho moquear.

Anónimo dijo...

Anyelita...que estoria mas linda! I remembered your being in hospital that time, I remembered the time when we were trying to guess chances of Diego having brown or blue eyes!
You described your hopes and worries in such a realistic way. I can only imagine how great mama eres tu!

Abrazo!

Barbarita

Ojoavizor dijo...

Mi estimada caminante, te felicito por la felicidad que vives.
No hay nada mas hermoso que temer hijos. Ellos te revelan los secretos de la vida, y ustedes las mujeres derraman su sabiduría cuando son madres.
Cuidate mucho, hazle escuchar música, escribe, y sueña las cosas más hermosas, que eso le transmitirás a tus hijos.
Tienes un espíritu especial, no lo olvides, y tu bebé goza con cada una de tus palabras.

Un fuerte abrazo a tí y a tu esposo y que todo les sea felicidad.

Ojoavizor

CAMINANTE dijo...

Hola Oscar-nl :)..
Gracias por leerme... exitos en tu nuevo proyecto.

Abrazos

CAMINANTE dijo...

Barbarita?!!!

como estas !! hace mucho que no se ti! we are sooo bad.. always busy, busy, and no time for friends anymore? yes! i remember those times..more than 3 years ago now :) mi amiga Croata! i always admire you, you are very strong, confident and the smartest woman i haver ever met! i always thought you will be become president of your country or ambasadour!..
i am writing you an e-mail right now..if you are in Holland, i got to see you.
Un abrazo!

CAMINANTE dijo...

Querido Ojo avizor,

Gracias por tus palabras, tienes una forma especial de transmitir lo que piensas y hacer sentir al que te lee tu sinceridad.

seguimos leyendonos...

Un abrazo a la distancia.

Fab dijo...

Hola Caminante!
Que historia, muchas lagrimas cayeron!
Me alegro mucho por ustedes, por ser perseverantes y muy valientes por todo lo que han tenido que pasar.
Espero te encuentres mejor, que no estes sufriendo mucho. Ya pronto tu segundo milagro llegara e imagino la emocion inmensa que deben sentir!
Muchisimas felicidades, se lo merecen.
Cuidate mucho.
Besos,
FabyLo

CAMINANTE dijo...

Hola Fab!

Muchisimas gracias por tu buena vibra y comentario :)
Visite tambien tu blog, pero esta en frances .. y ahi si que no pude llegar muy lejos :) no voy mas lejos del español,italiano, ingles, holandes y del 1 al 10 en quechua jajajaja..
Un abrazo!

Chris Bracamonte dijo...

De lo más tierno que he leido. Y mejor trabajado. Felicidades por el momento que estas viviendo!
Ahora son uno más! Enhorabuena!!!
Mil besos!

Fab dijo...

(RE-)Hola Caminante:
:) el blog es de mi suegro, le dire que te lo traduzca en quechua para la próxima ;) jaja...
Ya se acerca el dia, la hora, los minutos, los segundos ... "nació"!
Cuídate mucho y disfruta al máximo de tus dos preciosos milagros.
Y recupérate pronto para leerte de nuevo :D.
Besos,
FabyLo

Lu dijo...

Hola Anyela, gracias por pasar la direccion de tu blog en el de El Comercio(Yo tambien me llamo Peru).
Otra vez tengo que decir: que lindo post! Y otra vez me identifico tanto con lo que escribe! Yo estoy en Alemania y tambien deje todo por estar con mi esposo. Ahora tenemos una hija y lo que cuentas del embarazo, si bien el mio fue bastante mas llevadero creo, tambien trae muchos recuerdos.
Todavia no estamos planeando un segundo bebe pero si lo queremos, la pregunta es solo cuando. Yo tambien me pregunto siempre si con el segundo embarazo sera igual que con el primero, la emocion, la ansiedad, etc. Definitivamente no creo(y tu me lo confirmas)porque ya no sera una experiencia nueva pero tambien me queda la duda de si la adoracion que siento por mi hija podria repetirse por un segundo bebe. Segun mi mama, si. Yo...no lo se. Ahora que ya tienes a tu bebe en tus brazos, como es?
Un abrazo grande y muchos saludos desde Alemania, desde ya tienes una lectora mas :)

CAMINANTE dijo...

Hola Lu,
Gracias a ti por leerme y por comentar, eso es lo bonito del blog, compartir ideas!
Mi segundo bebe nacio el 9 de febrero, sigo en periodo de "cuna" asi q estoy un poco desconectada, muero de sueño, tu me entenderas jajaja.. pero ya poco a poco me voy acostumbrando a esta nueva vida de a cuatro.. y volvere a escribir porque mas que un hobby es una necesidad :)
sobre lo que me preguntas.. tu madre no se equivoca, desde que lo senti moverse en mi vientre senti algo especial, aunque no estaba segura si seria igual al amor q siento por primer hijo, sin embargo ahora q lo tengo conmigo, los veo a los dos.. y comprendo que los adoro, son mi adoracion y no hay diferencia entre uno u otro..
un saludo cordial desde Rotterdam..

Anónimo dijo...

Holaaaa tu historia es RE-LINDA y bien honesta.
Mi esposo y yo todavia no planeamos hijos, pero yo ya estoy que me mueroooo jajajajaja sera que tengo varios sobrinos cerca y los vemos crecer que parece que el instinto maternal me ha nacido...
De casualidad encontre en los comentarios a FAB, puedes creer que ella me presento a mi esposo? que chico es el mundo!!
muchos saludos desde Austria
Cynthia

Anónimo dijo...

hola, muy bonita tu historia, seguramente todo ira bien, saludos de peru jeje walter :)

CAMINANTE dijo...

Gracias Cynthia y Walter por sus comentarios... nos los habia visto... los "descubri" recien hoy y la calidez de sus mensajes me hizo feliz.
Un saludo

yesenia dijo...

Hola me encanto encontrar esta pagina, hace dos dias q descubri, te felicito todo lo q escribiste me encanto, soy peruana i vivo en sjikenisse, tengo un bebe de 4 meses, estuve leendo tus experiencias i me identifico con muchas de ellas. un abrazo te dejo mi correo me gustaria mucho estar en contacto yeseliebe_@hotmail.com

CAMINANTE dijo...

Hola Yesenia,
gracias por tu comentario.. y ya me puse en contacto por e-mail.

Un abrazo